Conferencia Episcopal puertorriqueña

Una Conferencia Episcopal corresponde a una institución de “carácter permanente”, la cual está formada por una asamblea de Obispos de un país o territorio. El canon 450 del Derecho Canónico establece que “De propio derecho, pertenecen a la Conferencia Episcopal todos los Obispos diocesanos del territorio y quienes se les equiparan en el derecho, así como los Obispos coadjutores, los Obispos auxiliares y los demás Obispos titulares que, por encargo de la Santa Sede o de la Conferencia Episcopal, cumplen una función peculiar en el mismo territorio”. Una Conferencia Episcopal trabaja para el bien de la Iglesia y del pueblo de Dios. Además, está al tanto de todos los asuntos sociales, económicos y políticos del país al cual sirven como pastores. Cada conferencia establece sus estatutos, y estos se rigen por la Santa Sede. La misma está instituida por un Presidente, Vicepresidente y Secretario General. Las reuniones que se fijan, se les llaman asambleas plenarias. Y una vez al año se convoca a dichas asambleas.

Diócesis en Puerto Rico​